Ante la denuncia realizada por el Foro de Tercera Edad de la Ciudad de Rosario y de distintos centros de jubilados de la provincia de Santa Fe por «vaciamiento» de los efectores propios del PAMI, el Diputado Rubén Giustiniani reclamó el restablecimiento de los servicios y una adecuada prestación del derecho a la salud de los adultos mayores.

También reclamó la normalización del PAMI, que esta semana cumplió 41 años de vida, y la gestión por parte de «sus verdaderos dueños: los jubilados y pensionados».

«Entendemos que los hechos denunciados afectan sin lugar a dudas la dignidad y la vida de los afiliados al PAMI, y denotan el ejercicio de políticas públicas que afectan los intereses y derechos de nuestros jubilados«, sostuvo Giustiniani, quien mantuvo un encuentro para interiorizarse de la situación con el Foro de Tercera Edad de la Ciudad de Rosario y distintos centros de jubilados de la provincia de Santa Fe, entre ellos de Villa del Prado, Papeleros, de Rosario, Villa Casisini, Capitán Bermúdez, Autoconvocados Independientes y Petroquímicos San Lorenzo, todos integrantes de la Mesa Coordinadora Regional de Jubilados y Pensionados.

Giustiniani reclamó que se disponga el inmediato restablecimiento de la atención de primer y segundo nivel de la ciudad de Capitán Bermúdez, y se garantice a los jubilados una atención digna en el ámbito de la delegación IX del PAMI Rosario.

Asimismo, Giustiniani pidió conocer -entre otros aspectos- cuáles son las razones por las que se han privatizados servicios que hasta entonces brindaba el PAMI, por qué se han dado de baja a prestadores, y explique cuál es la razón por la que se le impone a los afiliados con discapacidad la gestión de especie de supervivencia mensual para otorgarle la autorización a que continúen su recuperación.

El legislador santafesino también reclamó la normalización de la obra social de los jubilados y que la misma sea gestionada por sus «verdaderos dueños», los jubilados y pensionados.

«El PAMI cumplió esta semana 41 años de vida pero durante 37 estuvo intervenido, con reiteradas denuncias por la aplicación de políticas alejadas de la naturaleza de la obra social de los jubilados y pensionados. Las reiteradas denuncias de los jubilados por problemas en las prestaciones brindadas por el organismo, y por la aplicación, por parte de los interventores, de políticas alejadas de la naturaleza del PAMI, son una razón más para ponerle fin a la intervención. Sin dudas, constituye una justificada razón para que la gestión pase a sus verdaderos dueños», aseguró Giustiniani.-