“El problema de la droga y el narcotráfico es de todo el país”, dijo el legislador socialista y vicepresidente de la comisión de Seguridad y Narcotráfico, Rubén Giustiniani, al brindar detalles hoy en conferencia de prensa de tres proyectos de ley para abordar la problemática: Ley de Extinción de Dominio sobre los Bienes Provenientes del Narcotráfico, Ley de Creación de Tribunales Federales con Competencia en delitos relativos al Narcotráfico y derogación de la Ley Duhalde.

GIUSTINIANI PRESENTÓ UN PAQUETE DE LEYES CONTRA EL NARCOTRÁFICO

“El problema de la droga y el narcotráfico es de todo el país”, dijo el Diputado Rubén Giustiniani, al brindar detalles hoy en conferencia de prensa de tres proyectos de ley para abordar la problemática: Ley de Extinción de Dominio sobre los Bienes Provenientes del Narcotráfico, Ley de Creación de Tribunales Federales con Competencia en delitos relativos al Narcotráfico y derogación de la Ley Duhalde.

“Estamos brindando a través de estas tres leyes una herramienta a la Justicia. No hay posibilidad de éxito contra el delito complejo, contra el narcotráfico, sino articulamos entre los tres poderes del Estado”, sostuvo hoy Rubén Giustiniani en una conferencia de prensa brindada en el Centro de Estudios “Igualdad Argentina”  de la ciudad de Rosario.

“Desde el Congreso de la Nación, como vicepresidente de la comisión de Seguridad y Narcotráfico de la Cámara de Senadores, aportamos estas leyes para darle más herramientas a una justicia federal que se encuentra con pocos instrumentos, abarrotada de causas y sin posibilidad de avanzar. Por ejemplo, Rosario tiene sólo dos juzgados federales”, expresó Giustiniani.

“No hay una política definida global ni concreta para combatir el narcotráfico. El problema de la droga y el narcotráfico es de todo el país”, manifestó el legislador.

1) LEY DE EXTINCIÓN DE DOMINIO SOBRE LOS BIENES PROVENIENTES DEL NARCOTRÁFICO.

Se trata del decomiso de las ganancias y riquezas provenientes del narcotráfico, una herramienta que ya se aplica en varios países de la región.  Por “extinción de dominio” se entiende la pérdida del derecho patrimonial sobre un bien a favor del Estado, sin contraprestación ni compensación de naturaleza alguna para el titular o beneficiario real, sin necesidad de condena penal y se declara mediante sentencia judicial.

Los bienes recuperados no sólo contribuirán a asfixiar económicamente a las organizaciones criminales sino que tendrán el objetivo fundamental de financiar los programas de prevención y rehabilitación de drogadependientes y adictos, y la facilitación de medios técnicos y materiales en la lucha contra el tráfico ilegal de drogas. 

El decomiso de estos bienes se presenta, actualmente, en un número relativamente bajo de sentencias condenatorias, por lo que las investigaciones que avancen sobre el poderío económico de la criminalidad organizada siguen siendo una deuda pendiente.

2) LEY DE CREACIÓN DE TRIBUNALES FEDERALES CON COMPETENCIA EN DELITOS RELATIVOS AL NARCOTRÁFICO.

Atento a la cantidad de causas relacionadas al narcotráfico que se acumulan en juzgados que no cuentan con la infraestructura y recursos humanos necesarios, Giustiniani propuso la creación de “Tribunales Federales con Competencia en delitos relativos al Narcotráfico”.

La creación de una jurisdicción específica, con recursos humanos especializados e infraestructura adecuada, permitiría que nuestro sistema judicial  pueda dedicarse de lleno a las actuaciones en dicha materia.  Hoy resulta imposible para jueces y fiscales atender los requerimientos de procesos por delitos comunes y, al mismo tiempo, abordar investigaciones relativas a la criminalidad compleja.

3) DEROGACIÓN DE LA LEY 26.052 DE DESFEDERALIZACIÓN DE LOS DELITOS VINCULADOS AL LLAMADO “NARCOMENUDEO”, CONOCIDA COMO LEY DUHALDE.

La sanción de la Ley 26.052 de 2005 permitió la asignación a las jurisdicciones provinciales de competencias para la persecución y juzgamiento de algunos de los delitos de menor entidad previstos en la Ley de Estupefacientes. Sin embargo, este instrumento legal no tuvo ni tiene ninguna incidencia en la prevención o reducción de los delitos de drogas, las cocinas y el tráfico continuaron aumentando, se reforzó la selectividad del proceso penal con la criminalización de los adictos, pero no se avanzó en el aspecto preventivo ni se facilitó la persecución penal de los traficantes.  Cuando se trató esta ley en el recinto, Giustiniani votó en contra. –