El senador socialista señaló que los cambios en la facturación de la telefonía móvil anunciado por la presidenta «demuestran la necesidad que se apruebe nuestra Ley para declararla Servicio Público».

«Si ahora nos cobran desde el momento en que llamamos, nos están robando», aseguró Giustiniani, quien indicó que si actualmente es posible fraccionar la llamada también es técnicamente posible facturar la llamada desde el momento en que ésta se concreta.

Giustiniani, autor de la iniciativa que regula la prestación del servicio y que cuenta con el apoyo de las organizaciones de defensa del consumidor, adelantó además que el próximo 25 de junio participará de una audiencia pública en el Concejo Municipal de Rosario para abordar el tema, invitado por su presidente Miguel Zamarini.

«No tiene explicación lógica por qué la telefonía fija tiene un marco regulatorio, y la telefonía móvil carece del mismo. Queremos que exista un ente regulador con participación de los usuarios. Hoy tenemos un mercado de características monopólicas en el cual la tarifa promedio mensual para una llamada y un mensaje de texto por día en Argentina es de 37 dólares mientras que en Europa es de 13 dólares y en el resto de América Latina alcanza los 15 dólares», sostuvo el legislador santafesino.

La resolución presidencial anunciada en las últimas horas establece que el cobro de la comunicación desde y a teléfonos móviles comenzará a calcularse desde que se atienda la llamada o se active el contestador automático.-