Consideran que será vital para que obras sociales y prepagas accedan al reconocimiento de tratamientos. Pueblo Esther es la ciudad número 56 de la provincia.

Mario Cáffaro

mcaffaro@ellitoral.com

Cerrado aplauso de familiares de chicos autistas para celebrar la unánime media sanción de la Cámara de Diputados a la adhesión santafesina a la ley 27.043 que declara “de interés nacional el abordaje integral e interdisciplinario de las personas que presentan Trastornos del Espectro Autista (TEA); la investigación clínica y epidemiológica en la materia, así como también la formación profesional en su pesquisa, detección temprana, diagnóstico y tratamiento; su difusión y el acceso a las prestaciones”.

Los ocupantes de la barra ya conocen lo que es caminar pasillos legislativos. Muchos de ellos participaron de la tarea parlamentaria que llevó a la sanción de la ley provincial 13.328 a fines de noviembre de 2012. De la mano del entonces diputado justicialista Avelino Lago dieron un gran paso y después debieron trajinar pasillos para que el Poder Ejecutivo reglamente la norma, algo que demandó ocho meses. Santa Fe entonces fue pionera. Muchas de esas familias se encontraron con otras y llevaron el reclamo al Congreso de la Nación que terminó sancionando la ley 27.043 a fines de 2014 aunque todavía adeudan la reglamentación.

Sumar Santa Fe a la ley nacional implicará mayores derechos de los pacientes ante las obras sociales y empresas de medicina prepaga, se encargaron de explicar los legisladores que fundamentaron el proyecto.

El primero en exponer fue Rubén Giustiniani (Igualdad y Participación) -firmante de la iniciativa- quien ya había votado la norma nacional siendo senador por Santa Fe. “Es la coronación de una larga lucha de madres y padres. Esta ley no surgió de la elaboración intelectual de ningún legislador ni de ningún gabinete. Es el producto de la lucha de madres y padres que se movilizaron y que cada 2 de abril salen con remeras azules para exigir a la sociedad hablar de autismo para que no haya discriminación. Esta media sanción es un paso adelante para mayor igualdad y mayor solidaridad”, afirmó.

En su discurso, Giustiniani marcó la importancia de algunos ítems de la norma nacional que obligan a establecer los procedimientos de pesquisa, detección temprana y diagnóstico de los TEA acorde al avance de la ciencia y tecnología; determinar las prestaciones necesarias para el abordaje integral e interdisciplinario en las personas que presentan ese trastorno y que se actualizarán toda vez que el avance de la ciencia lo amerite; así como el que dispone coordinar con las autoridades en materia sanitaria, educativa, laboral y de desarrollo social de las provincias las acciones necesarias a los fines de la completa inclusión de las personas que presentan TEA a los diferentes niveles educativos, laborales y sociales, de acuerdo a lo establecido por la Convención sobre Derechos de las Personas con Discapacidad.